UN ACCIDENTE NO SIEMPRE ES UN ACCIDENTE...Conducir alcoholizado...NO ES UN ACCIDENTE...Violar la prioridad de paso peatonal...NO ES UN ACCIDENTE...Superar la velocidad permitida...NO ES UN ACCIDENTE...Violar la luz roja....NO ES UN ACCIDENTE...Burlar las leyes de tránsito...NO ES UN ACCIDENTE...Un accidente CASI NUNCA es un accidente...


Datos personales

Mi foto
Nuestra Asociación tiene como objetivo realizar acciones con prácticas sustentables que reduzcan la inseguridad vial y las violencias conexas a ella. Queremos motivar la toma de conciencia ciudadana e impulsar una agenda de prioridades en los órganos de decisión pública.

viernes, 13 de octubre de 2017

LA IRA AL VOLANTE, ANTICIPO DE UN ASESINO EN POTENCIA



Agradecemos a Virginia Fineberg, nuestra socia activa, la elaboración de esta esclarecedora nota.

                

Arriba en la foto Ayalla Ruvio, de Temple University, autora del estudio.


Síndrome de la ira al volante: la racionalidad transformada en furia progresiva en el conductor

 


En un reciente viaje a Buenos Aires tuve una experiencia interesante: estaba cruzando la Avenida Santa Fe a la altura de Humboldt, en Palermo, por supuesto con luz verde para mí. En ese punto, cuando Santa Fe llega a Juan B. Justo, la avenida es muy ancha, por lo que incluso con mi luz debí apurar el paso. Súbitamente, un muchacho en una moto dobló a la izquierda desde Humboldt (como hacía el resto del tráfico) a gran velocidad. Cuando le hice señas de que tuviera cuidado con los numerosos peatones que estábamos cruzando, con un claro gesto de ira, me dijo al pasarme rozando: “Salí, boluda”. Pude verle la cara y oírlo claramente porque no tenía puesto el casco que, supongo, es obligatorio, como en todas partes.

Y me quedé reflexionando. ¿Por qué mecanismo extraño el peatón en Buenos Aires es un “boludo”? ¿Qué pasa en la Argentina, que el motorizado se siente en cierto sentido superior, molesto por la presencia del peatón y, sobre todo, tiene una actitud tan agresiva? La impresión constante del visitante a la ciudad es que el tránsito es un monstruo descontrolado e irascible, un peligro constante, probablemente el mayor que enfrentan tanto el habitante como el turista.

Sobre esa base, hice una pequeña investigación del denominado “Síndrome de la ira al volante”. Y eso me llevó a un trabajo de Ayalla Ruvio, profesora e investigadora en Temple University, en Filadelfia (Estados Unidos), quien publicó en 2011 un interesante estudio: “Aggressive Driving: A Comsumption Experience” (La conducción agresiva: una experiencia de consumo).

El artículo de Ruvio, publicado en línea en el Journal of Psychology & Marketing, adopta una perspectiva de comportamiento del consumidor en relación con este fenómeno e incluye dos estudios realizados en Israel. El primero de ellos tuvo un enfoque global y examinó la influencia de los factores mencionados en 134 personas de una edad promedio de 23,5 años. El segundo estudio, realizado sobre 298 personas, partió del primero y añadió los factores de la atracción por el riesgo, la impulsividad, la conducción como una actividad de placer y las percepciones personales sobre la presión del tiempo

Se trata del primer estudio abarcador sobre las formas en que la personalidad, la actitud y los valores de cada individuo contribuyen a un comportamiento agresivo al volante. La conducción es uno de los comportamientos de consumo más comunes y la actitud agresiva al volante es responsable anualmente en los Estados Unidos de una tercera parte de los hechos de tránsito en general y las dos terceras partes de los hechos con muerte de persona.

Según Ruvio, “el estudio explica gran parte de un fenómeno cuya existencia conocíamos. Por ejemplo, sabemos que los hombres tienden a ser más agresivos al volante y, más que las mujeres, consideran a su vehículo una extensión de sí mismos.”

Así, la percepción del automóvil como una extensión de la personalidad “lleva a un comportamiento agresivo al volante, en lugar de a una conducción más prudente”, expresa parte del informe, añadiendo que “las personas suelen ver al auto y al espacio vial que ocupan como ‘su’ territorio y tratarán de defenderlo como sea necesario”. Los autores del estudio asocian la ira al volante con el deseo de una sociedad consumista, donde se quiere poseer todo lo que se ambiciona, incluso en un contexto de circulación urbana.

La investigación determinó asimismo que las personas con tendencias compulsivas son más propensas a manejar de manera agresiva, sin considerar las consecuencias. Dentro de esa categoría sobresalen los conductores jóvenes. Al estar en una etapa de formación de su identidad y de inseguridad personal tienden a ser más temerarios, confían demasiado en sus capacidades y subestiman los riesgos que implica conducir de manera imprudente, confundiéndolo con habilidad. 

También, las personas competitivas y propensas a considerarse de un estatus “superior” tienden a manifestar un nivel de enojo elevado al volante. Para ellas, el escenario vial se convierte en una manera de medirse con contendientes aleatorios.

Otro rasgo de personalidad asociado a la ira del conductor está relacionado con las personas narcisistas quienes, por sentirse superiores a los demás, piensan que la ley debe ser más flexible con ellas. Además, no toleran los errores de otros ni son capaces de reconocer sus propias maniobras irresponsables. Pueden llegar incluso a convertirse en seres casi irracionales.

El estudio llegó a las siguientes conclusiones:



·        Las personas que perciben a su vehículo como un reflejo de la propia identidad tienen mayores probabilidades de comportarse agresivamente al volante y de infringir la ley.

·        Las personas con tendencias compulsivas tienen mayores probabilidades de conducir con agresividad, sin tener en cuenta las posibles consecuencias de sus actos.

·        El aumento del materialismo, o de la importancia de las posesiones personales, está vinculado a una tendencia a conducir más agresivamente.

·        Los jóvenes que están en los estadios tempranos de formación de la propia identidad pueden sentir la necesidad de exhibirse con su auto y demostrar que conducen mejor que sus pares. Tienden también a confiar excesivamente en sus capacidades y a subestimar los riesgos de conducir con imprudencia.

·        Las personas que admiten ser agresivas al volante también confiesan que infringen la ley con mayor frecuencia.

·        La sensación de estar “apurado” contribuye a la agresión al volante.



Para el equipo investigador, las repercusiones de este estudio son perceptibles en numerosos contextos culturales, debido al fuerte vínculo entre el automóvil y la identidad de su conductor.

Propongo entonces estas reflexiones como un elemento más en la educación del conductor, tan necesaria en el contexto vial argentino.



 Virginia Fineberg

jueves, 31 de agosto de 2017

ACTIVVAS, APTTA, SMARTLY CONSULTING CON ASOCIACIONES VIALES Y PERIODISTAS DE TRANSITO

-->


UNIMOS NUESTRAS FUERZAS
Texto de la Declaración firmada el lunes 28 de agosto pasado, para empoderar el trabajo de las víctimas viales con los periodistas de tránsito.

ACTIVVAS, APTTA,  SMARTLY CONSULTING  y las asociaciones y familiares abajo firmantes, unimos nuestras fuerzas en la defensa de una información que concientice sobre la violencia vial mediante una comunicación responsable que empodere a las víctimas que han sido vulneradas en el derecho a la vida, a la integridad física y a la salud.
En la Argentina sufrimos diariamente la pérdida de vidas humanas en siniestros viales. La violencia vial es la primera causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 35 años de edad. Nuestra sociedad queda emocionalmente consternada frente a los miles de víctimas mortales y a las decenas de miles de lesionados que deben ser atendidos en los servicios de urgencia en los hospitales. Estos incidentes viales evitables obligan al Estado a desviar ingentes recursos cuando los mismos se necesitan en otras áreas del sistema de salud pública.
Las asociaciones y los familiares de las víctimas suscribimos a la búsqueda de la verdad, la cual es esencial para exigir justicia y frenar el flagelo vial.
Los periodistas nucleados en APTTA sostenemos una ética de la información en la que la noticia del tránsito, transporte y el sistema vial en su conjunto sea comunicado de manera responsable, pues los siniestros viales exigen un tratamiento mediático específico para fortalecer la conciencia de lo que significa la seguridad vial como derecho y obligación de todos.
Es voluntad de todos los aquí reunidos lograr que la exigencia de justicia y la información veraz afiancen el arduo camino de la prevención, como conducta social general para un descenso continuo y sostenido en el tiempo permita reducir el alarmante índice de siniestralidad vial que se produce en el territorio argentino.




sábado, 26 de agosto de 2017

MEJORES PRÁCTICAS PARA EL EMPODERAMIENTO DE LAS VÍCTIMAS VIALES



Mejores prácticas para el empoderamiento de las víctimas viales
Jornadas de ACTIVVAS con asociaciones del interior del país
28 y 29 de agosto – Ciudad de Buenos Aires


Coanvocados por la Asociación Civil Trabajar contra la Inseguridad Vial y la Violencia con Acciones Sustentables (ACTIVVAS), familiares que integran grupos y asociaciones de educación y prevención vial se reunirán en Buenos Aires, el 28 y 29 de agosto, para compartir dos jornadas centradas en cómo empoderar a víctimas de la violencia vial.

Las asociaciones que participarán de las jornadas provienen de las provincias de Tucumán, Neuquén, Corrientes, Chaco, Entre Ríos, Córdoba, Santa Fe, Buenos Aires, y de la Ciudad de Buenos Aires. El encuentro cuenta con el apoyo de la Sociedad Argentina de Medicina y Cirugía del Trauma y la Asociación Cristiana de Jóvenes.

Para Ema Cibotti, presidenta de ACTIVVAS, “uno de los objetivos principales de las jornadas es ayudar a los familiares de las personas que perdieron a sus seres queridos por la violencia vial, o que han sufrido los mal llamados accidentes, a adquirir herramientas para volver a poner el cuerpo en la vía pública”. “Es necesario volver a ganar autonomía y fortaleza; perder el miedo a la calle, y recuperar la confianza. Y todo esto se puede aprender”, asegura Cibotti.

"Con un taller de socorrismo básico a cargo de la Fundación Trauma se iniciará la jornada. Luego habrá un encuentro con periodistas, donde la Asociación de Periodistas de Tránsito y Transporte de Argentina (APTTA), explicará la labor que realiza y mostrará el Manual de estilo de Comunicación del Tránsito desde un enfoque ético". "Seguidamente la consultora Smartly Consulting, abordará la responsabilidad civil que tienen los periodistas al momento de informar”, indicó Cibotti.

También habrá un espacio para analizar el tema vial desde el punto de vista de la justicia penal, de la mano del abogado de ACTIVVAS, Hugo Martínez, con el propósito de que los asistentes sepan “qué, cuándo, cómo y dónde hacer la demanda para exigir ante los hechos de violencia vial”. El asesor letrado también explicará los alcances del proyecto de la ONG para crear la figura penal de “Conducción Temeraria”.
Homenaje a Leonela
El martes 29, a las 8 de la mañana, en la intersección de Avenida Santa Fe y Montevideo, los participantes de las jornadas recordarán a Leonela Noble, la joven que hace 4 años y 7 meses murió atropellada en ese mismo lugar. El encuentro se realizará  bajo el cartel de la estrella amarilla que lleva su nombre. Allí mismo, el 29 de enero de 2013, Leonela, de 22 años y oriunda de Tres Algarrobos, una localidad del partido bonaerense de Carlos Tejedor, murió atropellada a manos del taxista Rubén Dario Botta, quien se subió descontroladamente con su auto a la vereda, después de haber manejado a contramano a altísima velocidad por avenida Santa Fe.

lunes, 7 de agosto de 2017

COMUNICADO DE PRENSA DE ACTIVVAS ANTE DECLARACIONES DE RADETIC

(Gracias por compartirlo)

COMUNICADO DE PRENSA - ACTIVVAS

Buenos Aires, 7 de agosto de 2017-08-07

Desde ACTIVVAS vemos con preocupación, las últimas  declaraciones periodísticas de Alejandro Radetic, el piloto que corrió una picada por la Av. 9 de Julio el pasado 23 de abril  y por la que fue condenado a un año de prisión en suspenso e inhabilitación por dos años para conducir un vehículo, a cumplir 50 hora de trabajo comunitario y a realizar un curso de re educación vial.
En una nota concedida a sitio de internet Infobae, explicó que no está “inhabilitado para conducir dentro de una pista” y en cuanto a lo laboral indicó que “hay empresas que hasta les sirve” lo que pasó porque venden “romper las normas” mientras que en las exhibiciones en las que participa, aseguró: “Tengo más trabajo que antes”
Respecto de su detención por seis días Radetic consideró “un poco excesivo, para cómo se maneja la ley en el país” y acotó que la suya “fue la pena más grande dada por este delito en la Argentina”.
Además de repudiar las declaraciones, se desprende de ellas que la sentencia  emitida por el Juzgado N° 10 en lo Penal, Contravencional y Faltas de CABA, el pasado 2 de junio de 2017 y que ya se encuentra firme, no se cumple en su totalidad, ya que se trata de una “inhabilitación especial para conducir” por el término de dos años, tal como lo señala el punto II del mencionado fallo.
La inhabilitación especial, se basa en artículo 20 del Código Penal –mencionado en la sentencia y en el que se basa la condena-, establece: “La inhabilitación especial producirá la privación del empleo, cargo, profesión o derecho sobre que recayere y la incapacidad para obtener otro del mismo género durante la condena”.
En tal sentido nos vemos en la necesidad de alertar a la autoridad judicial sobre el cumplimiento de la condena y las declaraciones a las que consideramos una provocación a la ciudadanía.


Hoy 12 de agosto nuestro comunicado en Diario Popular


jueves, 29 de junio de 2017

VELOCIDAD Y VIOLENCIA VIAL en QUILMES OESTE

 
El martes 27 de junio pasado el #ProgramaViolenciaCERO de Quilmes Oeste, llevó a cabo en la
Biblioteca Popular Martín Torres Riedel que funciona en la Soc de Fom Elizondo un encuentro con la participación de ACTIVVAS para exponer sobre la velocidad y la violencia vial. Precisamente la Biblioteca lleva el nombre de MARTÍN TORRES RIEDEL en memoria del joven docente que perdiera la vida en un DELITO VIAL
 
 es muy importante que los medios visibilicen
En La Biblioteca Martín Torres Riedel en Quilmes Oeste

viernes, 16 de junio de 2017

MULTAR AL PEATÓN: HISTORIA DE UNA INICIATIVA NADA NOVEDOSA


La velocidad de los vehículos motores conducidos por negligentes o imprudentes, está presente en Buenos Aires desde los comienzos de la era del automóvil. Estamos hablando de la década del ´20. Por ejemplo, perder el control del vehículol chocar subir a la vereda rompiendo puertas o vidrieras forma parte de una crónica reiterada en los años 30. Los fotógrafos de prensa tenían su espacio gráfico ganado, pero rara vez se reportaban lesionados. Y esto es cierto porque las velocidades eran  menores, mucho menores a las actuales. Aun así, Buenos Aires lucía peligrosa. Una ciudad alegre pero con un tráfico endiablado según consignó Philip Guedalla en su libro “Argentina tango” de 1933. Impresionado por la velocidad de la circulación escribió: “el automovilismo argentino no vale nada si no es fogoso”.  
Sin embargo, por entonces la cuestión preocupaba muy poco. Y no porque no se registraran públicamente las víctimas. De hecho el diario “El Mundo” lo hizo con frecuencia en los años 30, con la nómina de hospitalizados o muertos en tránsito. El problema es que las autoridades ponían su atención sancionatoria casi exclusivamente sobre la imprudencia peatonal. Ya en esos años la prioridad era el flujo de tráfico motor. En la calle no había que obstaculizar la velocidad de los vehículos particulares. Esta política de transporte se había impuesto alrededor de todo el mundo.
El sociólogo Andrés Kilstein en un interesante artículo ha analizado cómo, a partir de 1910, la proliferación de los automóviles en las ciudades norteamericanas agredió la circulación peatonal: “El término despectivo jaywalker (el peatón que cruza mal la calle) fue una herramienta para forjar esta nueva legitimidad” (http://panamarevista.com/que-es-el-jaywalking/). 

En ese contexto, resultó lógico multar a los peatones. Y así lo hizo la ciudad de Nueva York en la década del 20. La iniciativa se replicó en otras partes del mundo y a la ciudad de Buenos Aires llegó una década después. El supuesto era siempre el mismo. En 1936 una ordenanza municipal multaba el cruce prohibido, entendamos, el cruce del peatón por la mitad de la calle en lugar de hacerlo por la esquina. Pero nada se decía de los sobrepasos vehiculares en las  intersecciones.  La tentación de culpar a la víctima atropellada estaba enunciada de hecho. Morir así en la acera o incluso sobre la vereda era considerada una fatalidad, un mero accidente. 
Pero la iniciativa cayó en desuso. Cruzar en las intersecciones realmente no era seguro en una época en la que no había ni siquiera senda, ni otros resguardos protectores.


Esta foto fue usada en 1936 para ejemplificar el cruce peligroso de un peatón. Es una lástima que la foto cuyo original está en AGN haya sido revelada al revés.

Para ampliar:
http://www.infobae.com/opinion/2017/06/09/la-movilidad-segura-es-un-derecho-de-todos/
Se ha producido un error en este gadget.